TPP, el fenómeno del fenómeno del fenómeno

Estándar

CHECHO BASTARDO. “La diarrea es una enfermedad de transmisión sexual”

¿Qué han estado haciendo las últimas tres semanas? ¿Preparando un lindo San Valentín? ¿Viendo los Juegos Olímpicos? ¿Preocupándose por Ucrania o Venezuela? ¿Preparando su quiniela de los Óscares? ¿Trabajando o haciendo lo que se supone deberían de hacer? Pues si no saben qué significa TPP, o no le entienden a la joyita de imagen de aquí arriba, han perdido su tiempo. Se han perdido buena parte de lo que me parece, sin mucho temor a equivocarme, uno de los eventos más grandes del año en el mundo de los videojuegos.

TwitchPlaysPokemon (con su link aquí, o Aquí, o AQUÍ!!) es un canal en Twitch, página dedicada a transmitir multimedia en directo enfocada en e-sports y videojuegos. La cosa es simple: un buen día, a un genial australiano de cuyo nombre no tengo ni idea se le ocurrió que podía poner el primer Pokémon, el Red, de 1999, en su canal, con un emulador y un programa simple (del que yo no entiendo nada, pero que él dice que es simple) que transforma lo escrito en un chat en comandos para el juego. No son tantos comandos en realidad: arriba, abajo, izquierda, derecha, a, b, start y sellect, todos en inglés. En otras palabras, puso un RPG de una persona en un chat para que toooodos jugaran al mismo tiempo. Y con tooooodos me refiero a que no he visto el canal con menos de 19,000 personas, en un momento en el que, de hecho, no había juego.

Su genialidad e importancia está justo en eso, no en el juego, no en el programa que hizo este personaje anónimo, sino en la modalidad de juego. Según el autor -aunque ya no lo dice en la página- TPP es un “experimento social”, y quién sabe basado en qué, ni para qué, ni nada, pero la expresión se aplica perfectamente. El 12 de febrero de 2014 inició el juego modestamente. No sé si alguien aparte del autor y los primeros jugadores saben cuántos había al principio y cómo fue creciendo ese día, y el siguiente, pero sé que nos referimos a esos como “los días perdidos” (referencia que se hará más clara después). A partir del tercer día la cosa creció a lo pendejo y no paró desde entonces, llegando a un promedio de 80,000 espectadores simultáneos con un mínimo de 10% de participantes y, hasta ahora, más de 42 millones de visitas (ok, no es Lady Gaga ni Psy, pero es como el doble de la Cd. de México, Guadalajara y Monterrey juntas).

Como se puede imaginar, si no se ha visto, la modalidad de juego es caótica. El protagonista del juego recibe comandos de todo tipo todo el tiempo, más de los que puede obedecer, de manera que rebota en las paredes, tira sus ítems, libera a sus pokémon o permanece dando vueltas en las habitaciones por horas sin poder hacer nada concreto. Y aun así, el juego fue avanzando. Conforme la dificultad del juego aumentó, la modalidad de juego cambió, particularmente porque llegó un momento en el cuarto día en el que pasar una zona del juego se volvió casi imposible. Tras 36 horas continuas de intentar pasar un puzzle, se integró la modalidad Democracy vs Anarchy, en la que se votaba el modo de juego: como se había mantenido hasta entonces (Anarquía), o algo más lento en la que se volvía a votar cada acción a realizar pero se podían hacer combos, como up4 -presionar cuatro veces arriba- o cosas así (Democracia). Por supuesto, la Anarquía dominó la mayor parte del tiempo y la Democracia sólo se instauró en momentos de desesperación.

16 días después, cerca de 400 horas seguidas, el 1 de marzo, el juego se había completado, a pesar de todo obstáculo y de los, más o menos, 30 segundos de lag con los que se maneja Twitch. Como la demanda no bajó, por decirlo de alguna manera, inició un nuevo juego 24 horas después de terminado el anterior, Pokémon Crystal, y el único cambio mayor es que la Democracia, en lugar de votarse, entra cada hora por si se necesita. Y en eso andan ahorita. Lo interesante me parece que está en cómo se fue desarrollando el juego y todo lo que se creó alrededor.

El juego se puede explicar muy simplonamente al decir que un país pequeño se turnó para manejar un mismo auto durante dos semanas al hilo y llegaron a su destino… atropellando a alguna abuelita por ahí y pasando por parques y tianguis, quizá quedándose varados por momentos sin gasolina o dando vueltas en círculos. Estos incidentes no fueron meramente derivados del caos de las órdenes, sino propiciados por una serie de personas dedicadas especialmente a trollear, escribiendo down cuando debe ser up o spameando start para que los comandos se desarrollaran en el menú. Lo anterior ocasionaba que se entrara constantemente a escuchar el sonido del primer pokémon o a revisar un antiguo fósil que encontraron en una montaña, temprano en el juego (y que fue por mucho tiempo el único ítem que no podían tirar).

De una extraña manera, los jugadores, tanto trolls como otros, fueron mejorando con la práctica, manejando el lag y generando estrategias conjuntas. Fueron llevando un registro de lo que pasaba en el juego e investigando sobre los viejos acontecimientos; crearon una línea del tiempo –de ahí “los días perdidos”– y, en términos generales, se creó una comunidad. A partir de las cosas ridículas o inverosímiles que fueron sucediendo en el juego, la gente fue creando imágenes, memes, historias, videos y demás, y con el código del programa se fueron haciendo otros canales con otros juegos de Pokémon, o con Tetris, o con Street Fighter. Incluso hubo otro loco que construyó un aparatito para que se jugara con un GameBoy de verdad y los comandos se pasaran a la máquina que presionaba los botones. Se hizo una parodia de una canción sobre el sonido de Bulbasaur, y se creó una religión basada en el antiguo fósil, que hasta ayer estaba incluida en la lista de religiones de Wikipedia. No vale la pena extenderme en esto porque a todo se puede acceder muy fácil. Hay un artículo de Wikipedia que explica el proceso, un documento de Google en el que se puede estar al tanto de todos los eventos y ver los demás links mencionados, y una página de Reddit con contenidos impresionantes, todo en inglés.

Por supuesto, nada de lo anterior hizo del juego algo menos desastroso. Al contrario, se mantiene constantemente en Anarquía porque es la manera más entretenida de jugar, y es la modalidad protegida por Lord Helix. Con el nuevo juego se esperan nuevas aventuras y ridiculeces de las cuáles burlarse, y por más divertido que esto sea, tiene mucho más que dar. Uno se puede poner mamón y preguntarse por los nuevos mecanismos de organización social surgidos de la mecánica de juego, que empuja a una cantidad estúpida de jugadores, tan estúpida como 121,000 jugando al mismo tiempo, que en realidad no tenían mayor medio de comunicación que el chat en el que envían los comandos, a coordinarse en una misma acción 30 segundos en el futuro. O, de igual forma, cómo consiguieron 20 millones de weyes declararse religiosamente seguidores del Helix como para haberlo mantenido en wiki por una semana entera, y todas las implicaciones y referencias religiosas que tiene de hecho. Red, el protagonista del juego, es lo más cercano que se ha estado de lo que algunos llamaron “conciencia colectiva”, su acción es determinada por lo que la comunidad nombró como la Hivemind, y mafufadas del estilo.

A mí me parece que lo más importante se queda en el modo de juego. No estoy seguro de que lo sea, pero, aunque ya había habido muchas modalidades de juego interactivo en Twitch mismo, no puedo recordar ningún otro intento de hacer jugar a todos con el mismo personaje. Este factor de desorden le dio nueva vida a un juego con ya 15 años a cuesta, y cambió por completo la percepción sobre al mismo, al grado en que me puse a jugar yo solito en mi GameBoy y me pareció extremadamente fácil y hasta aburrido. Y la cosa está en que, no sé qué tan rápido ni en qué medida sea posible, no puedo esperar para ver juegos como Super Mario 3 u Ocarina of Time controlados por la Hivemind. Aunque parece increíble, también lo parecía completar el Pokémon en un principio, y ya vamos por el segundo… ¿Les gustan los videojuegos? Dense una vuelta por la locura e imaginen las posibilidades, porque esto es enorme.

Anuncios

2 comentarios en “TPP, el fenómeno del fenómeno del fenómeno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s