¿Morir viejo y sano o joven y destruido?

Estándar

 

LA PELOS, ”Pasa de $24,000; si no, ¡divorcio!

Muchos y poco variados son los consejos de vida que uno va recibiendo por doquier, pero uno que predomina es aquel concerniente a la salud. ¡Debes mantenerte el mayor tiempo posible! Para ello hay múltiples métodos a seguir en la actualidad: dietas, ejercicios, productos de belleza, meditación y todo aquello que indique una vida moderada y responsable.

Sin embargo, existimos personas que sabemos bien: nuestro cuerpo nos odia y el muy cabrón se enferma sin existir grandes explicaciones y, aunado a ello, no gozamos de un estado mental óptimo, por lo que carecemos de sensatez -está claro, según los ideales de vida occidental. Ello nos lleva a seguir sin considerar la vida como algo que deba prolongarse y protegerse lo más que se pueda, de tal forma que ésta se convierta en una lucha por intentar evitar lo inevitable: la muerte.

Si bien esto no es una invitación a cometer suicidio, sí intenta ser una “reflexión” (las comillas son para no sonar tan #pobreypretenciosa). Mi pregunta es entonces: ¿Se deben abandonar todos los placeres para vivir el mayor tiempo posible?

Todo con medida, nada en exceso; no tienes que sacrificar el sabor, ya tenemos tu bebida favorita sin azúcar, tu comida chatarra con menos calorías; no fumes, no bebas, no te drogues; practica la monogamia; come saludablemente… Son los nuevos imperativos categóricos. La vida sana y prolongada.

Yo, esta simple mortal, no puede decirles qué es la vida, qué significa (si es que acaso tiene un significado), ni mucho menos cómo es que se debe vivir, pero hay algo que me sigue pareciendo absurdo: ¿por qué es moralmente mejor vivir con medida y haciendo una ofrenda de salud a tu cuerpo? Si alguno de aquellos que se encuentre leyendo estas líneas es un iluminado capaz de darme una respuesta, agradeceré mucho la comparta con esta ignorante, pero mientras tanto la pregunta permanecerá sin respuesta.

Lo único que puedo ver es que, si acaso existe una cosa tal como el Kharma o algún Dios, lo que ustedes quieran, es un cabrón bromista, pues mientras vemos a deportistas morir jóvenes y sanos, en contraparte existen rockeros ancianos y destruidos que siguen robado el oxígeno. Claro esta que esto no es una ley y pueden existir los opuestos, es decir, los que mueren viejos y sanos o jóvenes y destruidos, pero en ambas circunstancias: ¿cuál suena mejor idea?

Como ya he mencionado antes, no soy una persona que se pueda considerar ante los ojos de alguien de bien como un ser brillante y mucho menos muy cuerdo, por lo que para mí la respuesta es morir cuando llegue, pero destruido (nótese que no es lo mismo que jodido, para eso existe el suicidio). Y es que no puedo imaginar lo vergonzoso que debe ser llegar al médico y que éste te diga estás enfermo de estrés causado por el trabajo o que has arruinado tus articulaciones por exceso de ejercicio. Peor aún, tener males cardíacos o respiratorios sin haber fumado, joderte el hígado sin excederte en la bebida (conozco casos de todo lo anterior). ¡Eso debería castigarse con azotes! Prefiero llegar al médico y que todos mis males sean causados por las miles de anécdotas que fui acumulando en mi vida de podrida e inconsciente, de las “maravillas” de la vida apacible.

Hasta el momento el único buen argumento que encuentro para ir al gimnasio es aquel que un día La Gitana tuvo a bien compartir conmigo: Voy a hacer ejercicio porque ya me cansé de ser feo. Hay ciertas cosas por las que vale la pena comer medianamente bien y realizar actividad física para tener buena condición, cosas como tener buen sexo, poder consumir sustancias en mayor cantidad o simplemente no ser gordo.

Así pues, y ya como conclusión, sólo me resta compartir con ustedes la siguiente canción, ya que en ella se puede resumir de forma guapachosa y con ritmo nuestra vida posmoderna: Todo te da cáncer.

P.D. Si ustedes opinan igual o todo lo contrario a mí, recuerden que nos interesa que comenten y compartan los artículos. Y si lo hacen, en el siguiente momento que tenga de mediana lucidez, prometo contestarles. Recuerden también que pueden seguirnos en Twitter en la cuenta @aretesdetacon o personalmente a su amiga La Pelos en @rulesoff.

Anuncios

Un comentario en “¿Morir viejo y sano o joven y destruido?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s